El zorro y la serpiente

En esta fábula corta observamos un detalle muy curioso y que aveces nos sucede a todos, se trata de la envidia que muchas veces sentimos cuando vemos que otras personas son o tienen cosas que nosotros no.

En realidad sentir envidia no es malo, si ese sentimiento está encaminado a conseguir las cosas de manera sana, pero en ocasiones se vuelve una obsesión compleja que nos termina empujando a hacer incluso el ridículo o llamar la atención de manera negativa.

Aquí podemos ver que el zorro trató de “imitar” a la serpiente, sin darse cuenta que sus cuerpos son totalmente distintos y que funcionan de manera diferente en su complexión.

El resultado es que el zorro tuvo que pagar las consecuencias generados por sus actos al sentir envidia y querer ser como otro animal (o como otra persona en nuestro caso).

Antes de hacer algo, siempre debemos evaluar las consecuencias que nos puede traer si no estamos preparados para ello.

Fábula de El zorro y la serpiente

Fábula de El zorro y la serpiente

Paseando por un bosque un zorro halló a una gran serpiente dormida a los pies de un roble.

Sintiéndose atraído ese cuerpo tan largo y esbelto, quiso imitarlo y se tendió sobre el suelo para estirarse todo lo que pudo.

Fue tan fuerte el esfuerzo hizo que finalmente el presuntuoso zorro se hizo daño en sus huesos y no se pudo levantar quedando allí abandonado hasta que murió.

Lee también:  ¿Que es la riqueza?

Moraleja

No oses igualarte a los más grandes, si no posees las condiciones para hacerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

javascript contador